sábado, 20 de abril de 2019

ANSIEDAD ESCÉNICA Y FLAMENCO.


Cuando el artista flamenco sube al escenario, además de expresar su arte y disfrutar con su ejecución, es también objeto de la valoración de su público. Cuando los pensamientos y la atención del artista se centran solo en este escrutinio de la audiencia se puede desarrollar miedo o incomodidad a la hora de actuar, padeciendo lo que se denomina ansiedad escénica. Esta fobia social aparece cuando la persona teme ser evaluada negativamente por los demás y mostrar síntomas de nerviosismo que puedan ser perceptibles por el público.

Las manifestaciones de la ansiedad se pueden clasificar en tres categorías: Cognitivas, fisiológicas y conductuales. Estas manifestaciones afectan al estado de ánimo, dificultan la ejecución de la tarea y predisponen al artista a evitar enfrentarse a futuras actuaciones.

No controlar estas manifestaciones de la forma adecuada puede suponer en el músico o bailaor el detrimento de su calidad artística y en numerosas ocasiones, el abandono de la carrera artística.

Estudios revelan que la formación académica y el contexto socio cultural en el que se desenvuelve el artista pueden incidir en el desarrollo y permanencia de la ansiedad escénica. Teniendo en cuenta las peculiaridades históricas y sociales del Flamenco así como la evolución de su formación, que ha pasado de la transmisión oral de un ambiente informal al estudio dentro de los conservatorios, se considera necesario estudiar cómo afecta la ansiedad a los artistas de este género para poder prevenir e intervenir en los que la padezcan.

Mariola Lupiañez y Rafael Hoces

No hay comentarios:

Publicar un comentario